Visita domiciliaria

La severidad de los síntomas, la presencia de enfermedades médicas descontroladas y los recursos con los que se cuente para manejar la situación en casa, determinan la necesidad de hospitalizar, o no, a un paciente.